22 enero 2009

SONRISAS POR BANDERA

Hubo una vez un hombre que zarandeaba diariamente sus tristezas
por cada sendero vital por el que pasaba.
Desayunaba melancolías y creía luchar contra las derrotas, pero lo cierto era
que nunca lograba vencer, porque sencillamente nunca apostó por la victoria.
Por suerte una tarde modificó sus monótonos pensamientos destructivos...
Su hija le abrigo con la sorpresa, al quitarle de un zarpazo el periódico que simulaba leer, mientras le colocaba una caja llena de pinturas con sus respectivos pinceles...



-¿Qué ocurre tesoro, quieres que papá te ayude a hacer algún trabajo de clase o es que te falta algún color en especial?- le pregunto.
-Nada de eso papá, mi maestra nos dijo que ante nuevos proyectos,cuantos más colores utilicemos más alegre se verá... por eso te he traído todos mis colores porque no quiero verte triste, y se que mamá tampoco querría...Así que dime papá,¿cuándo empezamos a pintar?
Desde aquel día un padre le regala sueños de colores a su hija de 6 años
y ella como muestra de agradecimiento le enseñó a llevar la sonrisa por bandera.
Porque sólo el que intenta vencerle la partida a las lágrimas
aprende a saber apreciar el color de las sonrisas

8 comentarios:

Selena dijo...

Me ha gustado mucho. Me gusta esa prosa poetica y la leccion del final ^^

Mabel

Pepi dijo...

Mi querida Ana, es una preciosidad, me ha encantado, y es que no hay nada más hermoso que dar un toque de color a nuestra vida. Miles de besitos.

Esther dijo...

¡Ay! ¡Qué bonito! Y cuánta razón tienes. Una verdad como un templo. A veces, no es fácil pero, es verdad.
Gracias por estos preciosos y sabios pensamientos. Me encantó tu post y yo tb prefiero los colores a los muertos grises y negros.

Saluditos.

Dara Scully dijo...

Es más fácil olvidarse de luchar, pero mucho más satisfactorio ganar la partida.


Un miau

Daniela dijo...

MI LINDA AMIGAAAAA, la fortuna de ese padre que su hijita le abrio la puerta al mundo de la luz!!!!!!!! la luz es alegria, es paz, es dicha!!!!!!!!!!!!!!!

Un abrazo a la distancia!!!!!!!!! y tu tambien continua pintando tu vida de bellos colores

A.M. dijo...

Qué linda historia... Uno cree que los chicos no se dan cuenta de nada y no es así, se dan cuenta de todo y te "apoyan" ellos a uno, cuando lo lógico sería que uno sea el apoyo de ellos por ser los adultos....
Los niños están maduros.....
Saludos!!
Andrea.-
reflejos femeninos.blogspot.com

Anzili dijo...

Que bonic Lluvia!

És cert, quan ens pesa el projecte, la vida, el nostre pes exitencial, hem de posar nous colors a la nostra vida, mils de nous!

És una bona lliçó, gràcies!!!

Una abraçada!

PD: i si, és bonic viure dins d'algú, però més bonic es dir-s'ho no? jeje. El tema, és que ara, aquest algú no te rostre ni somriure, ni nom! I més bonic seria si tingués nom...

Res, mil besets (com dius tu)!

ShaO dijo...

Que cosa más hermosa... cierto que a veces cuesta ponerle color a la cosa, pero el resultado bien merece la pena. Un arco-iris de besotes